La inhalación del humo de tabaco es la principal causa de la EPOC

Salud 16 de noviembre de 2022 Por Distrito AD
Las personas que tienen la enfermedad y no dejan de fumar aceleran el empeoramiento de los síntomas.

El tercer miércoles de noviembre es el Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Se trata de una patología que afecta el aparato respiratorio y puede comprometer los bronquios y los pulmones. Además, puede producir efectos en otros órganos, como el corazón, músculos y huesos.

La EPOC es producida principalmente por la inhalación del humo de cigarrillo y también por la combustión de leña o carbón que se usa para calefaccionar ambientes.

Por este motivo, es de gran importancia dejar de fumar ya que, cualquiera sea la severidad de la enfermedad, seguir fumando acelera el empeoramiento de la EPOC.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la EPOC es la tercera causa de muerte a nivel mundial, con más de 3 millones de defunciones por año.

Síntomas

·         Tos, seca o con secreciones: puede ser leve, solo al levantarse. Es lo que se conoce como la tos del fumador.

·         Falta de aire (disnea): inicialmente ante grandes esfuerzos. Es muy frecuente que la persona fumadora lo atribuya al aumento de peso o mal estado físico. Con el paso del tiempo, la disnea progresa lentamente.  

La enfermedad afecta la calidad de vida de la persona, ya que dificulta la realización de actividad física. Su evolución es progresiva, pero tratable.

Algunas personas con EPOC tienen episodios de empeoramiento de los síntomas, con mayor dificultad para respirar, aumento de la tos y mayor producción de mucosidad bronquial, que se prolongan por algunos días o incluso semanas.

Estos procesos se denominan exacerbaciones y si son frecuentes aceleran la pérdida de la función pulmonar y la falta de aire se produce ante un mínimo esfuerzo.

Existen dos formas principales de EPOC:

·         Bronquitis crónica, que implica tos prolongada con secreción

·         Enfisema, que implica daño a los pulmones

La mayoría de las personas con EPOC tienen una combinación de estas dos afecciones.

Si bien no hay cura, los tratamientos y los cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar, pueden ayudar a que la persona se sienta mejor y se retrase el progreso de la enfermedad. 

Te puede interesar